Misión

Visión

Fundación

Quienes Somos

Historia

El Centro Educacional Alberto Hurtado es una institución educativa dedicada a servir a jóvenes necesitados social y culturalmente, tanto hombres como mujeres, dándoles una oportunidad de mejorar su situación a través de la obtención de un título técnico, a fin de ayudarlos a integrarse a la sociedad laboral de manera competitiva y con valores sólidos. A todos los alumnos se les pide que se comprometan activamente con su propio proceso de aprendizaje.

 

 

 

En este colegio se enseña partiendo siempre de los conocimientos y habilidades que todos los alumnos(as)  traen consigo,  potenciando el aspecto valórico, siguiendo para esto el Ideario de la Congregación que representamos. Se reconoce que todos los alumnos pueden y deben aprender.

 

En este colegio se enseña partiendo siempre de los conocimientos y habilidades que todos los alumnos(as) traen consigo, potenciando el aspecto valórico, siguiendo para esto el Ideario de la Congregación que representamos. Se reconoce que todos los alumnos pueden y deben aprender.

 

Se potencia además la autodisciplina, promoviéndose una convivencia armónica privilegiando para esto el diálogo y los acuerdos entre alumnos y personal de la escuela.

 

Existe una preocupación permanente por optimizar la utilización del tiempo y de los espacios físicos y recursos disponibles, de manera que sirvan apropiadamente a la labor formativa de todos los alumnos y respondan a sus necesidades.

 

Las metas de aprendizajes propuestas para cada nivel son altas, y para lograrlas los docentes buscan las metodologías de trabajo más pertinentes. Para esto se potencia, por una parte, que la comunicación respecto de las propias estrategias fluya entre todos los miembros de la comunidad educativa, y, por otra, que haya un diálogo constante entre alumnos y profesores, en que se potencie que el alumno se haga partícipe y se comprometa con su propio proceso de aprendizaje. Se busca aprender constantemente de la experiencia, tanto de los éxitos como de los errores. Se fomenta entre los docentes el perfeccionamiento permanente y la generación de proyectos innovadores de intervención e investigación.

 

La organización de la escuela es flexible, permitiendo una adecuada delegación de funciones, responsabilidades y liderazgos, y tiene como meta hacer participe a toda la comunidad de los objetivos y los logros de la escuela. Es una organización donde prima el trabajo en equipo, la coordinación entre los distintos estamentos y el compromiso común con las metas institucionales.

 

La relación con los apoderados es respetuosa, amable y directa. Se busca un apoderado presente en el colegio, más allá de las reuniones mensuales. Se comprende además que la escuela no está al margen de la comunidad, sino que forma parte de ella, por lo que se busca una comunicación fluida y cooperación mutua, en una relación estable en el tiempo.

 

Los valores que imperan en las relaciones al interior de la escuela son la cooperación, la solidaridad y la honestidad, además del respeto, la tolerancia, la confianza y el compromiso.

 

 

El Centro Educacional Alberto Hurtado quiere llegar a ser una institución con visión de futuro, pero también consciente respecto de las necesidades y características de la sociedad actual, en constante cambio. Desea formar jóvenes con valores claros, coherentes con el ideario FIC, eficientes en su trabajo, capaces de solucionar los problemas que se les presenten y con sentido crítico ante los sucesos que ocurren a su alrededor, siempre constructivos y propositivos donde quiera que se desempeñen.

 

Estarán, en suma, preparados tanto en lo técnico como en lo valórico.

 

El CEAH, será una institución sólida, reconocida por la comunidad, con identidad propia, en la cuál se entregará una educación de calidad, entendiendo por esto el aseguramiento del aprendizaje de todos los alumnos, y esto se hará en un clima positivo, con hospitalidad y donde al mismo tiempo se respeten acuerdos acerca de los lineamientos de convivencia y trabajo.

 

Será una organización donde todos los miembros del equipo escuela se encontrarán abiertos al aprendizaje constante, de forma activa, evaluando e investigando sobre nuevas posibilidades de mejorar su quehacer.

 

Nuestro establecimiento estará orientada a servir a los jóvenes de las poblaciones cercanas, sobre todo a los más necesitados y carentes, en al amplio sentido de ambos términos. A las familias que ven en la educación una forma de superación.

 

Se enseñará  con respeto, cariño y valoración por lo que se hace y por quienes se educa. Todos los miembros del equipo escuela contarán para esto con una adecuada preparación.

 

Se utilizarán estrategias metodológicas centradas en el alumno, estimulando el aprender a ser y aprender a hacer. Los docentes serán innovadores y creativos, además de comprometidos y responsables con su trabajo y se fomentará en ellos el perfeccionamiento permanente.

 

Se trabajará siempre con plena conciencia de que todos los alumnos pueden aprender.

 

Será una organización participativa, dispuesta a los cambios, respetuosa de sus miembros, capaz de señalar caminos y acompañar. Se estimulará constantemente el trabajo en equipo.

 

La comunicación al interior del establecimiento se dará de manera directa, clara, con respeto, confianza y tolerancia. Será una organización preocupada del bienestar de todos sus miembros, procurando que todas las actividades se realicen en un clima positivo.

 

La relación con los apoderados será fluida, clara y precisa. Se estimulará que el apoderado reconozca y asuma el rol fundamental que le cabe en la formación del alumno. Se esperará de parte de ellos también una actitud de compromiso con el establecimiento y de respeto por la labor profesional que aquí se realiza, en el sentido de esforzarse por conocer los lineamientos centrales sobre los que se basa el trabajo en la escuela y estar presentes en las diversas actividades que para ellos se organizan.

 

La relación con la comunidad será de cooperación y acogida, pues se entenderá que el colegio es una herramienta de apoyo para el desarrollo de la comunidad.

 

Los valores fundamentales que imperarán en el CEAH serán la cooperación, la solidaridad y la honestidad, además del respeto, la tolerancia, la confianza y el compromiso.

 

FUNDACIÓN ESTRELLA DEL MAR

La Fundación Estrella del Mar nace a partir de la Congregación de los Hermanos de la Inmaculada Concepción (FIC) , de ahí su relación con la Red- educacional fic que reúne a las obras educacionales que la FIC  mantiene en Chile.

 

La Fundación Estrella del Mar, es constituida el año 2004 por la Congregación, con el propósito de:

 

 “Abrir, organizar y administrar, establecimientos educacionales de inspiración cristiana de todo nivel y modalidad, y entidades dedicadas al perfeccionamiento o capacitación.

 

Se preocupará directa o indirectamente de atender a personas y grupos pobres y necesitados”

 

El nombre de “Estrella del Mar” fue escogido por la Congregación en honor de la Virgen patrona de la ciudad de Maastricht, cuna de la Congregación en Holanda.

 

La Fundación cuenta con Personalidad Jurídica mediante Decreto Supremo Nº 3934, de Fecha 21 de diciembre del 2004 y actualmente se encuentra vigente.

 

Actualmente su quehacer se centra en la administración del Centro Educacional Alberto Hurtado, establecimiento de Educación  Técnico Profesional, ubicado en la comuna de Quinta Normal,  con una matrícula de 750 alumnos.

 

Sus actuales estatutos contemplan un Directorio compuesto por cuatro miembros, los que se renuevan cada tres años, y son nombrados por el Superior Provincial de la Congregación.

 

Este directorio  debe reunirse al menos tres veces al año.

 

El actual Directorio se encuentra vigente desde el 19 de enero del 2011, siendo sus miembros:

 

 

PRESIDENTE: LEONARDO JUAN GIAVIO CAMPOS.

 

VICEPRESIDENTE: ROBERTO RODRIGUEZ DELGADO.

 

TESORERA: MARÍA ELENA MÉNDEZ PINCHEIRA.

 

SECRETARIO: MARCELO  SANDOVAL MUÑOZ.

 

 

 

Cuenta además con una Secretaria Ejecutiva: María Verónica Roblero Cum.

 

QUIENES SOMOS.

 

Somos un colegio técnico profesional católico, dependiente de la Fundación Estrella del Mar.

El Centro Educacional Alberto Hurtado es reconocido por el Ministerio de educación por el Decreto 18.447 de 1962, y se rige por los programas oficiales del Ministerio de Educación.

 

El colegio es particular subvencionado, con sistema de financiamiento compartido, con un aporte familiar de $140.000 anuales que se cancelan en 10 cuotas de $14.000, sin embargo casi el 50% de sus alumnos es beneficiado con algún tipo de BECA, ya sea otorgada por el propio establecimiento o por Fundaciones que nos apoyan.

 

Actualmente contamos con una matrícula de 730 alumnos en 18 cursos de 1º a 4º medio y ofrecemos 3 especialidades: Mecánica Automotriz, Electricidad y Administración.

 

 

Estamos ubicados en Porto Seguro 4281

Teléfonos: 27793424 – 27781317

Comuna de Quinta Normal.

 

El Liceo Alberto Hurtado se inicio en Santiago en el año 1959, fue el primer colegio en llevar el nombre del sacerdote jesuita hoy santo chileno y fue creado por la Congregación de los Hermanos de la Inmaculada Concepción en Quinta Normal, uno de los sectores más pobres del Santiago de esa época, su inauguración fue el 7 de mayo de 1957, y este complejo educacional muy moderno para la época despertó la admiración de los diarios y radios; al poco tiempo en uno de los locales del Liceo , comenzó la Escuela Industrial diurna, con el Hermano Taciano a cargo del primer curso de  Sastrería.

No hacia muchos años, el 10 de diciembre de 1952, después de un viaje en barco de 7 semanas desde Holanda, habían desembarcado en Valparaíso primeros seis Hermanos de la Congregaciòn de los Hermanos de la Inmaculada Concepción:

 

Hermano Emerencio Beelen

Hermano Miqueas Alleman

Hermano Ricardo Van Dooren

Hermano Eduardo Schrikkema

Hermano Jorge Van Dijk

Hermano Verano Van Der Heulvel

 

El constructor alemán Sr. Winter comenzó la construcción y la bendición del edificio, que se realizó el 7 de mayo, con la ayuda financiera de Holanda se inicio la construcción del sector destinado para la formación de técnicos mecánicos, eléctricos, mecánicos automotrices, carpinteros y sastres.

En el año 1962 se inicio el curso de carpintería a cargo del Hno Emberto Dipendaal y de sastrería a cargo del Hnos. Aurelio Gilsing.

 

En 1964 la escuela Industrial se  traslado a un terreno ubicado en la calle Porto Seguro con Francisco Javier al lado de una nueva comunidad de Hermanos llamada Apóstol Santiago.

 

Se nombro al Hermano Taciano como su director y a su cargo la Escuela Industrial fue creciendo y se construyeron salas, talleres y oficinas.

 

 

En 1964 asume su dirección el Hno Hernàn Lukkezen, quién por exigencia de la reforma educacional de ese año debe crear también un área científica humanista, el año 1971 asume la dirección el Hno Miqueas Alleman hasta el año 1972 en que es trasladado a España.

 

En 1972 asume el Hno Luis Koeleman como nuevo director, quién debe ampliar la escuela por su continuo crecimiento, se demuelen oficinas antiguas y bajo la dirección del constructor belga Feliz Rogiers se construye el nuevo edificio de 3 pisos, que actualmente funciona.

 

El Hno Luis y el Hno Waldo se especializan en Inacap e inician las especialidades de Mecánica Industrial y Automotriz.

 

El Hno Luis fue director en dos periodos: 1972-1991 y 1995 y 1998. Entre los años 1992 y 1994 asume este cargo el Hno Silvio Zimmerman.

 

El Alberto Hurtado ha sido un colegio pionero en la educación técnico profesional chilena, basado en su pertinencia tecnológica y sólida formación humanista que caracteriza a sus egresados.

Centro Educacional Alberto Hurtado - Porto Seguro 4281, Quinta Normal - Santiago. Fono:  27793424 - 27781317

Todos los Derechos Reservados.